Buenas prácticas en el tratamiento de las chinches de cama

El problema en el tratamiento de las chinches de cama

Pocas plagas plantean problemas de control tan complejos como las chinches de cama. Difíciles de localizar, persistentes y cada vez más invasivas, las chinches de cama requieren una considerable experiencia profesional y mucha colaboración por parte del cliente para eliminarlas.

Las chinches de la cama

Las densas poblaciones urbanas, los grandes movimientos de personas y las crecientes restricciones sobre insecticidas residuales, han contribuido en los últimos años a un importante resurgimiento de los problemas de los chinches de cama.

Aunque los dormitorios siguen siendo el lugar donde se registran la mayoría de las infestaciones, la capacidad de las chinches de cama para viajar a grandes distancias, en especial sobre la ropa, el equipaje y los muebles, hace que puedan encontrarse en un amplio espectro de lugares – incluyendo oficinas, escuelas, tiendas, cines y transportes públicos.

Esto significa que, además de mantenerse alerta frente a tales posibilidades, los controladores deben ampliar siempre sus inspecciones y, si es necesario, sus tratamientos a otras zonas de los locales de los que se sabe que están infestados.

Además, recientes estudios europeos demuestran que, incluso sin problmemas importantes de resistencia, las chinches de cama constituyen con diferencia la plaga de insectos más difícil de controlar.

las chinches de cama

Estos múltiples problemas hacen que resulte especialmente importante combatir las chinches de cama con una estrategia adecuada de Control de Plagas integrado, combinando métodos químicos y no químicos acreditados.

Este enfoque debe basarse en 5 puntos básicos clave:
  1. Inspeccionar para identificar la extensión y localización de la infestación.
  2. Prescribir la mejor estrategia de tratamiento para la situación concreta.
  3. Comunicar para definir las expectativas correctas y obtener suficiente colaboración.
  4. Tratar utilizando los productos más efectivos de la mejor forma y más segura.
  5. Seguimiento para evaluar los resultados y volver a tratar si fuese necesario.

Definición del problema

Siempre que se sospeche que hay una infestación por chinches de cama es vital proceder a una minuciosa inspección de las principales zonas problemáticas, para comprobar su presencia e identificar todos los puntos de actividad y refugio para su tratamiento.

Esto es crucial porque las chinches de cama raras veces se muestran activas durante el día y pueden refugiarse profundamente en rendijas y grietas muy estrechas.

Al ser pequeñas, sin ayuda de una buena linterna y una lupa es fácil pasar por alto a las chinches, sus huevos y heces.

Las zonas clave a inspeccionar incluyen:

  • Crestas, costuras, botones y pliegues de los colchones.
  • Somieres, marcos de las camas y mantas.
  • Sofás, sillas, cojines y cortinas.
  • Molduras de las ventanas y puertas.
  • Detrás del papel de la pared y los cuadros.
  • Grietas en las paredes o en parquet.
  • Bajo las alfombras junto a las paredes.
  • Huecos de las paredes (enchufes y placas de interruptores).
  • Maletas, cajas y otros objetos portátiles.

Los inspectores deben mantenerse alerta frente al olor carecterístico que emiten las chinches de cama. Estar preparados para trasladar y desmontar muebles, mirar dentro de accesorios eléctricos y levantar las alfombras por los bordes para que no pase desapercibido ningún potencial escondrijo.

Siempre que se hallen rastros de presencia de chinches de cama, deben inspeccionarse también las habitaciones contiguas y otras zonas de los locales, para identificar la extensión real de la infestación.

Preparación del terreno

Con las chinches de cama, más que con cualquier otra plaga de insectos, resulta básico para el éxito del tratamiento una buena preparación tanto del cliente como de los locales.

Los clientes deben ser conscientes de que un tratamiento inicial control las chinches de cama puede durar 5 horas o más, e implicar considerables trastornos, así como la posibilidad de que se requiera repetir el tratamiento para lograr un control completo.

También hay que informar al cliente de que el tiempo y número de tratamientos requiridos aumentarán notablemente con el grado de congestión del entorno; el compromiso y la activa colaboración del cliente y ocupante en el proceso, son esenciales para su rentabilidad.

Ropa

Hay que retirar la ropa de las camas antes de aplicar el tratamiento insecticida y meter en una bolsa de la basura todas las sábanas, edredones, mantas, volantes y otra ropa de cama, para lavarla o limpiarla profesionalmente.

También deben quitarse las cortinas, otros accesorios textiles y toda ropa que pueda ofrecer potenciales escondrijos, para lavarlo a fondo o limpiarlo en seco.

Para matar a los chinches en todas sus fases es preciso lavar los tejidos con agua caliente (Más de 49ºC durante más de 10 minutos) y jabón o detergente antes de secarlos con una secadora de aire caliente (Más de 60ºC durante más de 20 minutos).

Aspiradora 

Como los huevos tienden a estar adheridos con demasiada fuerza a las superficies donde anidan como para que puedan eliminarse fácilmente, es conveniente pasar la aspiradora por las superficies expuestas o superficies de descanso para eliminar el máximo número de ninfas y chinches adultas.

La utilización de una aspiradora con filtro de partículas del aire de alta eficiencia, garantiza que se eliminen también los múltiples alérgenos asociados a las chinches y sus desechos.

Consideraciones adicionales

Como las chinches de cama se trasladarán de las zonas tratadas a las no tratadas, es importante asegurarse de que se trata también toda habitación adyacente.

Aunque no es obligatorio, se debe restringir el acceso a las zonas tratadas. Como regla general, es suficiente un plazo de seguridad de una hora, aunque dependerá de las condiciones imperantes.

Seguimiento

Al cabo de 10 días se debe proceder a una nueva visita e inspeccionar a fondo otra vez los locales.

Todas las zonas en las que persista la presencia de chinches deben ser tratadas nuevamente, además de todas las nuevas zonas hasta donde puedan haberse trasladado para evitar el tratamiento inicial.

Este seguimiento es esencial porque los huevos de las chinches madurarán tras el tratamiento inicial.

Donde la infestación sea importante se recomendará una tercera visita al cabo de 10 días.

 

En Cosaplag somos especialistas en el tratamiento de las chinches de cama, elaborando un plan de acción según los requerimientos del cliente. Consulta con nuestro departamento de administración y concertamos una visita para detectar el nivel de infestación para su posterior plan de acción a tratar.

No permitas que las chinches de la cama, se adentren en tu negocio. Pide tu presupuesto.

 

2 comentarios en “Buenas prácticas en el tratamiento de las chinches de cama

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *