Medidas de prevención contra la Covid-19 en hoteles y albergues

Los hoteles, albergues y demás alojamientos de carácter turístico han vivido una situación demasiado dura este año con la pandemia del coronavirus. Para su apertura, fue necesario implementar una serie de medidas de prevención para poder reabrir, garantizando la salud y la seguridad tanto de sus clientes como de sus empleados. 

medidas de prevencion_cosaplag 2

 

En Cosaplag hemos activado un protocolo con medidas de prevención contra la COVID19 basado en las disposiciones de las autoridades sanitarias y que es necesario mantener durante toda la fase de la llamada “nueva normalidad”.

Para garantizar la seguridad, los hoteles y albergues deben seguir una serie de pautas internas.

Crear un Comité para la Gestión del Riesgo: Se encarga de definir estrategias y tomar decisiones para minimizar riesgos higiénicos-sanitarios asociados a la COVID-19 y establecer planes de contingencia ante posibles contagios. Los empleados deben conocer el plan de contingencia diseñado y las responsabilidades de cada uno.

Proporcionar equipos de protección individual (EPIs) suficientes, como guantes o mascarillas, tanto para el personal de la instalación como para los clientes si fuese necesario. En la limpieza de las instalaciones, todos los equipos de protección utilizados deben desecharse y el personal que efectuó la limpieza deberá lavarse escrupulosamente las manos. La limpieza de las habitaciones de albergues y hoteles no se realizará mientras permanezca el cliente en su interior, salvo causas justificadas.

Garantizar el cumplimiento de las medidas de distanciamiento social de 2 metros: Es necesario cambiar la distribución de los puestos de trabajo, reorganizar la circulación de las personas, las reuniones internas y la distribución de espacios. Cuando existan turnos, éstos deben planificarse para que se concentren los mismos empleados en los mismos turnos. Los vestuarios deberán contar con aforo reducido. El cumplimiento de la distancia de seguridad permitida puede llevar a establecer normas específicas de uso de las instalaciones comunes (ascensores, comedores, accesos, mostradores de la recepción).

Desinfectar los aseos como mínimo seis veces al día, de acuerdo a lo establecido en la Orden SND/386/2020, de 3 de mayo.

Velar por la salud de los trabajadores más vulnerables frente a la COVID-19 y establecer medidas específicas de seguridad para estos colectivos, como horarios especiales.

Disponer de un termómetro sin contacto para la medición constante de la temperatura de los empleados.

Promover el lavado de manos y proveer elementos de higiene personal: Colocando carteles en los baños que promuevan el correcto lavado de manos por los clientes y utilizar el gel hidroalcohólico. Es recomendable tener alfombras desinfectantes en las entradas de los establecimientos. Dispensandores de mano y toallas desechables en ciertos casos.

Controlar los sistemas de ventilación y las instalaciones interiores de agua: El Real Decreto 865/2003, de 4 de julio, establece los criterios higiénico-sanitarios para la prevención y control de la legionelosis. En Cosaplag realizamos un mantenimiento regular de las instalaciones interiores de agua caliente sanitaria y de agua fría de consumo humano como controles habituales en nuestros contratos de mantenimiento por Legionella. Limpiar regularmente los conductos de aire acondicioandopara eliminar el riesgo de contaminación ambiental y la transmisión de virus.

Lavado de ropa de empleados y clientes: Se debe lavar a una temperatura superior a los 60ºC. La ropa de trabajo se debe trasladar en bolsas cerradas.

Informar a los clientes de las nuevas medidas sanitarias y de protección antes de la confirmación de la reserva para su aceptación. Los clientes de albergues y hoteles también deberán contar con información actualizada sobre los centros de asistencia sanitaria, bomberos, policía local y nacional en las cercanías, así como sus horarios y teléfonos.

Fomentar el pago por medios electrónicos: Los albergues, hoteles y alojamientos turísticos deben promover el pago con tarjeta para reducir el contacto con dinero en efectivo. Debe desinfectarse el TPV tras cada uso en el que exista contacto.

Depositar las tarjetas o llaves de los hoteles en un recipiente con desinfectante al finalizar la estancia o tras cada uso si se entregan en la recepción.

Aumentar los turnos de comida y el número de pausas en los comedores y locales de ocio para que puedan hacer uso de ellos pequeños grupos de empleados. No se deben compartir utensilios de cocina o menaje.

Reducir al mínimo el contacto del cliente con los alimentos en los establecimientos hoteleros que ofrezcan la modalidad de comida tipo buffet. Ello se logra con la instalación de pantallas de protección. Deben eliminarse también los elementos de uso común, como vinagreras, saleros, aceiteras, o máquinas de bebidas, azucarillos.

Usar cartas digitalizadas para informar a los clientes sobre la oferta gastronómica disponible, los precios y los alérgenos, y así no recurrir a las cartas físicas o menús de uso rotatorio. Si es imprescindible su uso, deben plastificarse y desinfectarse después de cada uso. Además, tras cada comida que se preste (desayuno, almuerzo, cena) debe ventilarse el espacio y desinfectarse las superficies de contacto.

Reducir el número de alfombras y objetos de decoración en las habitaciones. Las papeleras de baño deben contar con tapa, doble bolsa y accionamiento no manual. Elementos como los secadores de pelo y las perchas deberán desinfectarse a la salida del cliente.

Limpiar las superficies: Los accesos, los suelos, los pasamanos, los pomos de las puertas, entre otras superficies comunes se deben limpiar con desinfectantes comunes a base de lejía. 

Todo el equipo técnico de Cosaplag cuenta con el conocimiento y la experiencia necesarios para informa a hoteles, albergues y demás establecimientos turísticos sobre las prácticas que deben seguir para ofrecer sus servicios de forma adecuada en esta “nueva normalidad”.

Realizamos un tratamiento de desinfección en cada cliente y, si es necesario, lo repetimos cada vez que sea necesario. 

Prevenir y proteger