La legionella, exposición al contagio

¿Qué es la Legionella?

La legionella es una bacteria que vive en ambientes húmedos y que se difunde por el aire a través de pequeñas gotas de agua en forma de vapor o niebla. Forma parte de la naturaleza y se encuentra en aguas superficiales como lagos, ríos o estanques, desde donde coloniza las redes de distribución de agua, pasando a diversas instalaciones, como pueden ser torres de refrigeración de naves industriales, tuberías de edificios, depósitos de aguas de instalaciones públicas, etc…

Control-legionella

La Legionella puede producir dos enfermedades diferentes:

  • Enfermedad del Legionario. Infección respiratoria severa que puede originar una neumonía. Con un periodo de incubación de entre 2 y 10 días.
  • Fiebre de Pontiac. Cuadro de tipo gripal de carácter leve que dura pocos días.

La legionella necesita una temperatura de entre 20 y 45 grados para desarrollarse, por lo que puede permanecer oculta y activarse en cualquier momento.

muestra-laboratorio-legionella

Los recientes brotes de Legionella detectados en diferentes localidades, han puesto de manifiesto los fallos en el control sanitario del agua en determinadas situaciones.

Todos estamos expuestos diariamente a un contagio por Legionella

maximo-cosaplag

Diferentes especies de Legionella se encuentran de un modo natural en los ríos, lagos, embalses, etc. Desde allí, tienen la capacidad de reproducirse con máxima eficacia en los diferentes sistemas de transporte y almacenamiento de agua.
Cuando estos sistemas se contaminan, se producen situaciones de riesgo en la vida cotidiana o en determinados trabajos, pudiendo originar la enfermedad del legionario y, con más frecuencia la enfermedad de Pontiac.

Este riesgo de contraer la enfermedad, se ha visto incrementado por el uso cada vez más extendido de sistemas de refrigeración y acondicionamiento de agua.

¿Qué podemos hacer?

En primer lugar, debemos detectar los posibles lugares donde se puedan producir brotes de Legionella y tomar las medidas necesarias para que no se activen.
Estas medidas pasan por respetar las instrucciones de mantenimiento y limpieza de los sistemas e instalaciones y efectuar las revisiones técnicas preceptivas.
Las administraciones de Medio Ambiente y Sanidad han actuado de forma y obligan a cumplir con un perfecto control de las instalaciones con más posibilidad de generar brotes de legionella pero, es obligación de cada titular, la realización de un mantenimiento periódico y exhaustivo de dichas instalaciones.

En Cosaplag, ponemos a disposición de nuestros clientes un plan de acción para luchar contra la Legionella en los diferentes lugares de posible exposición. Así, nuestros técnicos están perfectamente capacitados para ofrecer un mantenimiento exhaustivo, a los dispositivos e instalaciones con mayor índice de exposición a dicha bacteria.
Cumplimos con la normativa vigente en materia de prevención de Legionella y aseguramos que las instalaciones no puedan generar un brote de Legionella.

contacte-con-nosotros

 

 

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *